domingo, 12 de febrero de 2012

Crítica de Star Wars: Episodio I: La Amenaza Fantasma en 4DX (SW: The Phantom Menace 3D)



¿Cuántas veces no he hablado de Star Wars? Es más ¿Cuántas veces la he visto en los cines y en mi reproductor DVD? Han de ser miles, las únicas respuestas que tengo entorno al Episodio I es que cuatro veces fueron las veces que fui al cine durante el verano de 1999 y una vez en Blu-ray. Orgullosamente le sumó más uno a las idas, mas como verdadero fanático de esta espectacular saga no podía conformarme solamente con el formato 3D, así que decidí darme la oportunidad de volverla a experimentar pero en 4DX.

Esta crítica adoptará un modelo de crónica con algunas reflexiones puesto que anteriormente ya analicé su contexto e importancia en las entradas dedicadas a revisar su conversión en alta definición, en palabras más simples, me refiero a su Blu-ray Review que publiqué en septiembre 2011. De hecho cabe señalar que desde esa vez no he vuelto a ver este episodio hasta ahora. El tratamiento del guion lo veré de este modo, lo defiendo porque es coherente al lado de las buenas actuaciones de este ya estelar elenco. Todo encaja perfectamente dentro de la saga y sirve de introducción a este gran e innovador universo que George Lucas nos compartió.

La conversión 3D es impresionante, Star Wars nunca se ha visto mejor en la pantalla grande como ahora. La nitidez en la imagen es de alta definición al igual que los tonos y las cinematografías detalladas. Sin duda localizas detalles que no habías notados en las otras versiones, incluyendo la de 1999. Es cierto que no está enteramente presente este formato debido a que es una película con contenido dramático, pero las secuencias de acción son espectacularmente gloriosas y luego más con la disposición del 4DX.

Pagar extra para ingresar a la sala 4DX suele ocasionar un dolor en el codo, pero créanme cuando lo digo que lo vale. El movimiento con los paneos es ingenioso y realmente nos hace meternos dentro de la película. El efecto de las sables de luz es suave y ni hablar de las batallas en el espacio. Eso sí, la secuencia de la carrera de pod es el verdadero resalte de las dos horas porque tenemos el viento y el movimiento del asiento en su máxima capacidad. No bromeo, es un desprender de adrenalina que en ese momento sabes que estas formando de una aventura totalmente especial e inigualable. Casi es como si estuviera en uno de los juegos de Universal Studios o Disney, la diferencia es que aquí obtiene mucho más que un paseo de tres o cinco minutos.

Entre otro aspecto a destacar es que te diviertes como no tienes una idea y más si nunca has ido a esta clase de función. Con o sin haberla visto, no podrás evitar reírte de las distintas sensaciones que te otorgan la silla y el ambiente. Me encuentro hablando desde el viento frío de los abanicos hasta los ligeros golpes y soplones de aire repentinos. Desde tu asiento puedes observar como brincan algunas personas, como se quejan de los sustos ocasionados por efectos ocultos en el asiento o incluso no puede faltar uno que se vaya de paso al agacharse cuando el asiento por efecto de computadora se declina. Como lo dije anteriormente, este cariñoso y épico recorrido vale la pena experimentarse.

Por último debo reflexionar que tenía 12 años cuando vi por primera La Amenaza Fantasma y en ese entonces me emocioné tanto que mis nervios se mantuvieron a flote debido a la larga espera del siguiente episodio, motivo curioso que tendré que volver a experimentar con la conversión del Ataque de los Clones. Por fortuna esta vez será de sólo un año, eso espero. Me sorprendió mucho ver en el cine a familias, jóvenes y niños tan tranquilos y atentos. No esperaba mucha audiencia y menos a la hora que acudí. Sin duda, Star Wars todavía sigue conservando su fuerza bien presente.



 
No lo negaré, la emoción que sentí hace 13 años en esta ocasión se triplicó como nunca me lo hubiera esperado. Es una experiencia que no puedes dejar pasar a pesar de haberla vista. En caso de no tener ni la menor idea, estás por llevarte una gran sorpresa.

1 comentario:

Adrian dijo...

Olvide mencionar que algunos asientos reciben un splash de agua.