domingo, 9 de noviembre de 2014

Crítica de Interestelar (Interstellar)


¿Cuál es en sí el punto de Interestelar? Me pregunto ¿en qué estaba pensando exactamente el gran director de la trilogía de El Caballero de la Noche y El Origen? ¡Son casi tres horas de un drama bautizado en la teoría científica espacial concentrada en la relatividad del tiempo, la masa, gravedad, cuarta o quinta dimensión, hoyos negros, etc.! 

El libreto gira hacia la sobrevivencia de la raza humana y el sacrificio que tiene que hacer un padre para remediar el fin de nuestro tiempo en la Tierra. Ambiciosa, sugestiva y provocativa serían las tres palabras en que describiría la historia de Jonathan y Christopher Nolan. Sin embargo, cae en el mismo paradigma de Lucy, donde pese a dos horas “correctamente” desarrolladas se tornan en un confuso desorden injustificado durante su controversial tercer acto.

La estructura fijada de esta metáfora se quiebra provocando que no la comprendamos en su totalidad, sí es que los hermanos Nolan pretendían que lo hiciéramos. Repito: ¿Cuál es el punto? Tal parece ninguno. Desde mi perspectiva el director Nolan se cruzó de brazos y estiró los pies, en otras palabras, adoptó la corazonada de Mr. Night Shyamalan donde “sutilmente te da la clave al principio” para posteriormente bombardeártela de una forma trascendental en su núcleo conclusivo. 

Los creyentes de la Teoría del Big Bang podrían encontrarla fascinante, especialmente porque se omite el creacionismo. La fe se torna prejuiciosa y va encaminada hacia el error humano, lo cual es respetable dentro de este limitado universo científico. Limitado porque  el contenido no ha sido comprobado y en vez de profundizar con respuestas, presiento que Nolan lo usó de excusa para no darle ese merecedor cierre que nos merecíamos ¿A nadie le gusta que las cosas queden a medias o sí?   

De qué había tiempo lo había pero como lo mencioné al principio, no sé en qué estaba pensando Nolan, si es que pensó en algo cuando lo escribió. Hasta ahí criticaré su papel en el guión, porque profundizar en este sería ganarme una jaqueca de la cual no merezco. Basándome en sus técnicas de dirección, un poco limitado al salirse de su zona de confort. Le hubiese pedido consejos a Ridley Scott o Alfonso Cuarón para darle ritmo y dinamismo a las escenas ya que terminan sintiéndose pesadas.

Las secuencias de acción son decentes, existen dos en especial que asombran pero siendo honesto, se ve claramente la inspiración en Prometeo. El concepto de Ellos es sinónimo de los Ingenieros y explorar un mundo bajo una Invitación es igual de paralela con la búsqueda de una nueva colonia porque misteriosamente “alguien” puso un hoyo negro. No obstante, Prometeo cuenta con dos secuelas para respaldar sus interrogantes mientras Interestelar ni siquiera se originó bajo ese fundamento.         

En un nivel visual, Interestelar  se aleja de Gravedad, esta última sigue siendo impresionante por sus tres secuencias prolongadas. La diferencia entre Interestelar con estas dos, es que se pierde en su relatividad. Tampoco le negaré su sonido, cinematografía y música, pero desafortunadamente nunca llegan a lucir como uno hubiese anticipado de este gran director y elenco estelar.

Matthew McConaughey es fácilmente la estrella pero esta no es la película de su carrera. Anne Hathaway continúa deleitándonos con sus sentimientos y en conjunto con McNaughey, David Gyasi y Wes Bentley constituyen un estable reparto aunque se encuentren en tercer plano. Cuando la odisea comienza cansarnos, Jessica Chastain nos saca del hoyo pero es robada de tener una poderosa catarsis.

Matt Damon le da otro giro inesperado como también Michael Caine, pero todavía sigue sin existir un sentido. Tenemos a Casey Affleck, John Lithgow, David Oyelowo y Topher Grace, pero solo por pantalla porque sus papeles son irrelevantes, debido al extenso paso de los años y de su predictibilidad porque he leído que algunos captan el elemento sorpresa del tercer acto, no veo el caso de haber conformado un enorme elenco.

En conclusión: Christopher Nolan indudablemente nos sorprende, no de la forma que me hubiese gustado pero desde un plano intelectual, su obra carece de un fundamente sólido por dejar muchas interrogantes sin contestar. Es un viaje bellamente visualizado pero tanto estilo como guión nos mantiene mirando nuestro reloj por falta de una moraleja. Muchos la complementaran con sus percepciones e investigaciones, pero al final, dependerá del gusto personal. 

1 comentario:

Thehardmenpath dijo...

Si buscas una explicacion basada en la intelectualidad no entenderas nada. Desde lo intuitivo y el Amor lo entenderas.