domingo, 29 de marzo de 2015

El impacto de Darth Plagueis en La Saga de Star Wars


El autor James Luceno no es ningún extraño cuando se trata de capturar la esencia de Star Wars, especialmente durante la Antigua República. Habiendo escrito Laberinto de Maldad y El Ascenso de Darth Vader, nuevamente reingresa a la era del Episodio I no sólo mostrando el detrás de escenas de aquellos eventos sino el trasfondo total de lo que implicaría la gran venganza de los Sith ejecutada exitosamente durante el Episodio III.

Además de conectar con el videojuego Knights of the Old Republic, la serie animada de Clone Wars y la trilogía de novelas de Darth Babe, entre otras. Luceno toma como la base la magnífica leyenda de Darth Plagueis El Sabio y la desenvuelve con una impecable y adictiva prosa que una vez que comienzas a leerla, no te detienes hasta llegar al de por sí fantástico epílogo.

Indudablemente se trata de su obra maestra y sería una lástima no ser incorporada dentro del reseteado universo por parte de Disney. Históricamente no sólo valida las precuelas sino le otorgo otro punto de vista. No sólo contamos con personajes familiares sino también tenemos una completa noción del ascenso de Palpatine y su relación no sólo con Plagueis sino con Darth Maul y Dooku.   

Desde que comienza, el origen de Darth Pagueis se siente en sintonía con la primera novela de Darth Bane. Contamos con su posicionamiento como el Maestro Sith Lord tras cumplir con la muerte de Darth Tenebrous. Sin embargo, en vez de concentrarse en la sobrevivencia de los Sith y al ataque de los Jedis a través de actos simples de rebeldía por parte de organizaciones criminales, decide que la mejor forma de llevar a cabo la venganza es a través de la política en conjunto con la inmortalidad.   

Su destino lo lleva a Naboo donde conoce a un joven ambicioso en busca del poder. Plagueis se sorprende de sus habilidades conforme se va entregando al odio que decide tomarlo como su aprendiz descartando la necesidad de crear a su aprendiz mediante la manipulación de los midi-chlorians.  Ahí es donde entra un Venamis y otros seres con quienes experimentó aprendiendo a matarlos y resucitarlos en un periodo de veinte años mientras instruía y preparaba a Sidious para la carrera de Canciller.

A su vez vemos como Sidious adopta a Darth Maul no con la intención de volverlo un Sith sino como un mero asesino ya que Plagueis ha decidido poner en desuso la Regla de Dos. Esto eventualmente se convertirá en su perdición volviéndose exactamente en una ironía de su parte. Tal como Sidious lo dijo, podía salvar a sus seres queridos de la muerte pero él no. Cabe señalar que existe una directa conexión con el retorno de Darth Maul durante la cuarte y quinta temporadas de Clone Wars.

Durante el tercer acto, descubrimos que Plagueis fue quien anduvo preparando el proceso de Clonación en Kamino encarrilando a Syfo Diaz para que pusiera la orden bajo el debate de la creación de un ejército para una futura guerra. Es interesante ver esta disputa compartida con Dooku y Qui-Gon.

Faltando cien hojas para concluir, descubrimos los embarazos concebidos por la Fuerza por parte de Plagueis en su búsqueda por la inmortalidad. Es tanto su ambición que accidentalmente parece haber creado a Anakin al tratar de contactar con los seres dispersos de toda la galaxia, pero nunca llega a ubicarlo, sólo lo siente y por tanto decide abandonar sus experimentos a su propio destino por miedo a que este exceso sea contraproducente.  

De ahí brincamos directamente a los eventos de La Amenaza Fantasma donde se prepara el bloqueo de Naboo, se hace el primer contacto entre Sidious y se elige una nueva reina de Naboo. Valorum tiene mala fama y Dooku se encuentra coqueteando con el lado oscuro de la fuerza asegurando que si un Jedi más se muere, se retirara lo cual evidentemente sucede con Qui-Gon Jinn cuya desgracia fue proyectada por Plagueis al sugerir que debía morir bajo la mano de Maul en orden de evitar que enseñara a Anakin.

Maul siempre quiso matar a un maestro jedi y lo logra pero comprendemos que su arrogancia y grito de victoria anticipada, fue la razón por la cual Obi-Wan lo partió a la mitad. Justamente se lo dice Sidious.  Asimismo contamos con referencias hacía los planetas Geonosis y Mustafar, los cuales sirvieron como instalaciones privadas para las operaciones clandestinas por parte de los Sith.

Me intrigó saber que Plagueis seguía vivo durante el desenvolvimiento del Episodio I, incluso cuando Anakin llegó a Coruscant donde quiso conocerlo mas no pudo. Aquí se analiza la profecía dándose otro sentido. Incluso se sumerge a su futuro descubriendo a Darth Vader aunque lo malinterpreta al no poderlo comprender al igual que los otros miembros del Consejo Jedi.

Una noche antes de las elecciones, Sidious lo despoja de su mutuo ascenso al matarlo en su siesta. Desafortunadamente se queda sin el conocimiento de la inmortalidad. Asimismo fracasa en posicionar a la Trade Federation y se queda sin su aprendiz Maul. Por otro lado, asume la cancillería, se hace de un poderoso aliado como Dooku y su mira se centra en el joven Skywalker a quien como muchos ya sabíamos, se encuentra bajo su in-correspondida tutela de ese entonces in-experimentado Obi-Wan.

Interesantemente empieza siendo una historia de Plagueis y termina siendo verdaderamente de Sidious. ¿Dónde encaja esta novela de Luceno en este universo de Star Wars? Especialmente en las precuelas haciendo un eco en el contexto clásico. Sirve de trasfondo al gran plan orquestado por conocer tanto los orígenes y el desarrollo detrás de la decadente República y la Orden de los Jedi.

Si eres un auténtico seguidor, sobretodo de los Episodios I, II y III, entonces Darth Plagueis no te decepcionará en lo absoluto. En lo opuesto, desearás que algún día se transforme en una adaptación cinematográfica porque su contenido tiene mucho potencial, incluso más que Darth Bane. Dicho esto, tendré que recoger una copia de Tarkin por haber sido escrita por el mismo autor.   

No hay comentarios: