viernes, 10 de octubre de 2014

Crítica de Drácula: La Historia Jamás Contada (Dracula Untold)


 Hasta la actualidad existe una infinidad de adaptaciones basadas en la leyenda del Conde Drácula y desde cualquier periodo histórico; pero se debe recalcar que ninguna había corrido el riesgo de transformar este icónico villano en un superhéroe. Dicho esto, el nuevo reinicio de Universal Studios humaniza al famoso vampiro a través de una conmovedor relato de orígenes. 

Es admirable observar como el modelo de Christopher Nolan en Batman Inicia funcionó tan bien para Drácula. Ambas figuras son similares debido a la oscuridad que los rodea, las armaduras, lo gótico de su mansión o castillo, la riqueza y la humilde personalidad pese a proyecciones crudas a causa de sus pasados imborrables.

La falta de experiencia en el Director Gary Shore fue compensado con su enorme respeto hacia la leyenda. Aplaudo el correcto empleo de los encuadres porque las batallas se pueden apreciar al igual que los duelos. Visualmente es espléndida aunque retome algunos trucos de Batman Inicia y La Momia, refiriéndome a cuando el antagonista hace uso de los murciélagos.

La novela de Bram Stoker no tiene cavidad ni cualquier otro elemento visto en otras producciones; a excepción de las cruces divinas y la estaca de plata, los guionistas fueron libres de re-imaginar este mundo preparándolo para un nuevo universo de monstruos, ya que eso se percibe en la maldición y el concepto de los juegos referidos por el personaje de Caligula.

Asumo que posteriormente de una cinematografía clásica dado los hermosos paisajes, los vestuarios y la arquitectura de los castillos tanto interna como externa, la trama se desplaza hacia nuestra actualidad no con el propósito de poner en marcha una secuela sino a su vez para conectarse con el reinicio de La Momia la cual será desarrollada al estilo Inframundo, por tanto no se descarta un posible cameo por parte de Luke Evans.       

Aprovechando su mención, el actor se ha crecido lo suficiente para volverse un autentico protagonista. No puedo evitar compararlo con Orlando Bloom, tanto físico como personalidad son casi idénticos. Aún así  Evans hace lo que Bloom hizo en Cruzada y fue consagrarse como un héroe de acción, no sólo a base de tácticas defensivas, sino por transmitirnos ese conflicto interno por adoptar la oscuridad bajo el motivo de salvar a sus seres queridos.

No hubo presión alguna para Sarah Gadon ya que tengo entendido que no existía una esposa de Vlad III, por lo que su flexibilidad combina con el nuevo enfoque de Evans consolidándose como una estable pareja. Art Parkinson quien interpreta al hijo de ambos, destaca con una inocencia que eleva la tensión emocional en dos escenas claves.  

Dominic Cooper también es otro de los actores que se crece y curiosamente lo ha estado haciendo en el plano villanesco. Honestamente le ha resultado.  En cuanto a Charles Dance (Alien 3, inframundo: El Amanecer) en el rol de Calígula, sólo necesitó de tres escenas y un par de diálogos para sumergirnos no sólo en este pasado, sino en el futuro de este renovado legado.  

Estoy seguro que tendremos una versión extendida sin censura cuando debute en DVD o Blu-ray porque hubo escenarios donde se podía profundizar para elevar algunos individuos secundarios. Con eso hago referencia a Cooper, que pese a su tiempo limitado, logra causar un efecto en nosotros pero al final, termina siendo opacado cuando existía aún espacio para llevarlo al otro extremo.

En conclusión: para quienes esperaban ver sólo monstruos y sangre por doquier, sólo obtendrán una probada ya que Drácula: La Historia Jamás Contada se resume en una travesía épica de fuerza, guerra, romance y oscuridad.  

1 comentario:

Ale dijo...

Me encanto esta película, la historia de Dracula: La historia jamás contada aunque cae un poco en lo cursi y está basada en el "amor" tiene una gran historia y los efectos especiales son sorprendentes